Etiquetas

sábado, 25 de agosto de 2012

EL PALACIO Y JARDINES DE LA QUINTA DE SELGAS (CUDILLERO-ASTURIAS)



Durante nuestra visita a la comarca del Bajo Nalón en la Asturias Occidental, nos acercamos hasta el Pito, muy cerca de Cudillero y aprovechamos para visitar el majestuoso conjunto de palacio y jardines que la familia Selgas construyó a finales del S.XIX, y que este año hemos tenido la suerte de encontrar abierta al público, gracias a que alberga una exposición pictórica de Luis Meléndez, llamada “Bodegones para el príncipe de Asturias” que organiza el Museo delPrado junto con la Fundación Selgas-Fagalde

La historia de esta familia es impresionante, pues desde la acomodada posición que ocuparon los padres de los dueños de la Quinta, que eran comerciantes de  ultramarinos en esta zona, lograron que tres de sus ocho hijos hicieran carrera y fortuna.
Fue el hermano mayor, Ezequiel el que se trasladó a Madrid y tuvo suerte con los negocios y consiguió amasar una gran fortuna, invirtiendo en bolsa y participando en la construcción del ensanche madrileño del barrio de Salamanca.
Fortunato que era uno de los hermanos pequeños, estudió Bellas Artes y Arqueología y fue, uno de los artífices de la construcción del palacio y de los jardines. El palacio construido a imagen de los palacios renacentistas italianos alberga una magnífica colección de objetos decorativos y de obras arte, entre los que se encuentran cuadros del  Greco, Goya, Luis de Morales, etc.


En cuanto a los jardines, estos fueron diseñados con la ayuda de Henry Rigoreau Jouvert, que se había formado en la escuela de jardinería de Versalles, que diseñó el espacio dedicado al precioso jardín francés ordenado y geométrico, lleno de plantas y flores que adorna la entrada a la mansión.


A continuación aparece ante nuestros ojos el recoleto jardín italiano que da prioridad al agua que rumorea en la gran fuente central, delimitado por el Pabellón de Tapices, la Casa de los Invitados y el Invernadero



Un poco más allá nos encontramos, el salvaje, libre y desordenado jardín inglés que nos muestra una enorme pradera verde delimitada por diferentes  ejemplares arbóreos, así como un lago, y un templete  con que se adorna la Quinta.
Recorrer los jardines es una delicia, pues se encuentran perfectamente cuidados por el trabajo de los jardineros y vamos descubriendo espacios arbóreos de diferentes especies que los hermanos Selgas fueron consiguiendo de diferentes lugares del mundo, haciendo de los hermosos jardines un museo botánico que lleva a muchos eruditos en el tema a estudiar in situ las curiosas especies de los diferentes países, como pueden ser los enormes secuoyas, y otros árboles emblemáticos como araucarias, Ginkgo biloba, castaños y eucaliptus majestuosos.

Los hermanos fueron comprando terrenos anejos a la finca y consiguieron un espacio de aproximadamente 9 hectáreas, donde construyeron el palacio. Ambos se casaron con las hermanas Fagalde y cuando murieron sin descendencia dejaron la Quinta y su fortuna en una Fundación que lleva su nombre y el de sus esposas y que permite que se conserve su Patrimonio, y que se haya convertido en el orgullo de los asturianos, ya que son cientos de visitantes los que quieren admirar tan magna obra.

Terminamos nuestro recorrido por tan paradisiaco  lugar haciendo nuestras las palabras de Victor de la Serna en su novela “La ruta de los foramontanos“: «El palacio de Selgas es la perla de la costa y un espectáculo de cultura que es algo más que un simple museo. Uno piensa que ésta es una de las últimas grandes obras de una época que no volverá».

Al fondo a la izquierda entrada al edificio de la Exposición de Luis Meléndez: Bodegones para el Príncipe de Asturias. Del 29 de Junio al 23 de Septiembre de 2012. La Quinta (El Pito)-33154-Cudillero-Principado de Asturias.Tfono:985 59 01 20. reservas@selgas-fagalde.com 
Web: www.selgas-fagalde.com   Horario de las visitas de 12 a 20 horas, de martes a domingo, en horario de 12 a 18 horas (última hora para adquirir las entradas), visita con audioguía, 9€/persona).

 
MUSEO ESCOLAR.

 FOTOS: CARLOS R.ZAPATA. TEXTO: ELVIRA ALFARO