Etiquetas

martes, 2 de julio de 2013

LOURDES, ALGO MÁS QUE UN DESTINO RELIGIOSO

         LOURDES ES UNA PEQUEÑA CIUDAD PROVINCIANA AL PIE DE LOS PIRINEOS QUE NO TIENE DESPERDICIO. DESDE EL PUNTO DE VISTA RELIGIOSO, MILLONES DE PERSONAS VAN TODOS LOS AÑOS DE PEREGRINAJE PARA CONOCER IN-SITU TODO LO REFERENTE A LOS SUPUESTOS MILAGROS QUE ALLÍ SUCEDIERON. PERO LOURDES ES MÁS.ENCLAVADA EN UN SITIO EXCEPCIONAL, HABRÁ QUE VISITAR EL CASTILLO, SUBIR EN FUNICULAR HASTA EL PICO DE JER,Y DISFRUTAR DE LOS ALREDEDORES CON EL PONT D’ESPAGNE A LA CABEZA.VAMOS QUE ES UNA VISITA IMPRESCINDIBLE.

Basilica de Lourdes


                                            Lourdes a vista de pájaro desde el Castillo

Tengo un recuerdo de hace casi 50 años, cuando yo tenía unos 10 años que fui con mis padres a esta ciudad de la que se me quedó un imborrable recuerdo. La visión de una gruta donde según la tradición la Virgen “Inmaculada Concepción” se apareció en 1858, a una pastorcita analfabeta de 14 años llamada Bernadette de Soubirous,(Bernardita para los hispanohablantes), a orillas del río “Gave de Pau”. Pues bien mi recuerdo es sobre todo la imagen de una gruta donde se colgaban  numerosos exvotos (muletas, brazos, piernas, etc), que iban dejando allí los peregrinos a lo largo de los años como agradecimiento por los beneficios obtenidos por la intercesión de la Virgen de Lourdes. Cincuenta años después, ya no queda nada de esos exvotos que han sido retirados. 

La Gruta

Sin embargo la visita de la gruta excavada en la roca, en la que el sol nunca penetra, es abierta y acogedora. Encima de la gruta, una pequeña oquedad acoge una estatua de la Virgen, por cierto reproducida por millones de estampitas y divulgada en el mundo entero. Curiosamente esta estatua que fue instalada solamente dos años después del reconocimiento oficial de las apariciones, no fue del agrado de Bernardita, que llegó a decir: ¡No, no es esto!, por estar hecha más alta que lo que ella dijo ver, y encima, “más mayor y más seria”.
Vista del Santuario desde el rio Gave


Anécdotas aparte, millones de peregrinos, enfermos, voluntarios, etc, han pasado por la gruta, tocando sus paredes húmedas, y viendo en el suelo de la misma, el manantial que descubrió Bernardita siguiendo los deseos de la Virgen. Justo al lado se hallan los grifos de agua y las piscinas donde se bañan los peregrinos. Todo en un silencio casi absoluto, que te inmiscuye aún más en ese ambiente  místico y espiritual, que sorprenderá tanto a
                                 creyentes como agnósticos.












Encima de la gruta se encuentran los santuarios. Una inmensa Basílica de estilo neogótico construida en 1871, y otra construida posteriormente de 1889 llamada del Rosario, con una espectacular y bonita fachada con mosaicos de estilo romano-bizantino,  conforman uno de los espacios religiosos más grandes del mundo. 




















Fachada con mosaicos de la Basilica del Rosario. Abajo a la derecha una estatua de la Virgen de Lourdes.



Interior de la Basílica.

A sus pies la explanada del Rosario, sirve como lugar de encuentro todos los días a decenas de miles de peregrinos, que van a las misas o cuando cae la noche, a la procesión de las antorchas. Miles de personas, con velas protegidas por un candil de papel forman una interminable serpiente de luz desde la gruta hasta el altar del Rosario. 

Procesión nocturna de las velas


En silencio o entonando rezos en seis idiomas iluminan la noche de Lourdes, sin dejar a nadie indiferente. 



                                                                 La Gruta de noche

Pero en Lourdes no se deja nada al azar. Ante las posibles inclemencias del tiempo, y de un aspecto mucho más moderno, se construyó después de la segunda Guerra Mundial, la basílica subterránea San Pío X. 

Basílica de Pio X

Una inmensa nave en forma de almendra, muy original por su bóveda sin enclaves y sus pilares a cada extremo, en los que pueden albergar hasta 20.000 peregrinos. Unas fotos gigantescas de todos los Santos de la Iglesia cuelgan por el pasillo exterior, dando así más colorido a esta basílica


















 Una vez fuera de los Santuarios y de los lugares de culto, quedará por ver las huellas de Bernardita. Siguiendo la raya azul pintada en el suelo de la calle Bourg, llegamos al Molino de Boly, lugar de nacimiento de Bernardita. Un pequeño museo en su interior, sobre la familia Soubirous, descubrirá al visitante como era la vida de esta familia. 


Casa natal de Bernardita

Así sabremos que Bernadette, tuvo 18 encuentros con “aquélla” o “señora” como así la llamaba y solo en uno de sus últimos encuentros, reveló que era la Inmaculada Concepción. Murió con 35 años en 1879, y en 1933 la Iglesia la proclamó santa.  Su cuerpo permanece incorrupto en el convento de San Gildard de Nevers.


Interior de la Casa de Bernardita

Cuando salimos de esta casa nos damos de bruces con el boulevard de la Gruta. Aquí junto con otras calles, el visitante se encuentra con otro mundo. Las cientos de tiendas que una tras otra venden productos religiosos, donde cabe todo lo que tenga que ver con la Virgen de Lourdes. La visión semeja a un gran parque temático mariano. 

Tiendas que venden todo tipo de productos religiosos.





No es casual que Lourdes se haya convertido en el segundo destino después de París más visitado de Francia con cerca de 7 millones de visitantes anuales. Las cifras que reflejan la importancia de peregrinación a esta ciudad, rebasan todas las estadísticas. 


Voluntarios y enfermos

Desde el reconocimiento oficial de las apariciones, más de 230 millones de personas han venido en peregrinación. De los más de 7000 casos de curaciones inexplicadas, la iglesia ha reconocido 67 oficialmente como milagrosas. Cada día llegan a celebrarse 52 misas y se consumen 10.000 metros cúbicos de agua bendita y 750 toneladas de velas, y 20.000 peregrinos al día en la Gruta. Son solo algunos datos que impresionan.



Castillo-Fortaleza de Lourdes

 Pero Lourdes no solo es un destino religioso al que acudir. Esta ciudad está enclavada en la región del Midi –Pyrénées, muy cerca de España y por lo tanto al lado de los Pirineos. En el centro de la ciudad se yergue orgulloso sobre un promontorio el castillo, declarado Monumento Histórico de Francia.

Vista del rio Gave y del Castillo doe Lourdes
Museo Pirenaico en el Castillo de Lourdes.

 Esta milenaria fortaleza fue asediada por los sarracenos y por Carlomagno pero jamás fue conquistada y sobrevivió a revoluciones y guerras sin apenas daños. Su visita es inexcusable, no solo por las vistas que hay de toda la ciudad, y del valle del Gave, desde la torre del homenaje, sino también por su Museo Pirenaico que muestra las tradiciones populares a lo largo y ancho de la cadena montañesa. 
Acceso al funicular que sube al Pico du Jer

Vista de Lourdes desde el Pico du Jer

Y hablando de vistas, nada mejor que acercarse al Pic du Jer a tan solo 10 minutos andando del centro de Lourdes. Se sube a través de un funicular que llega a la cima en 7 minutos. Desde aquí en una ligera subida de otros 10 minutos andando se llega a una caseta desde donde se divisa una amplia panorámica de los Pirineos Centrales, y los valles de Argelés y de Castelloubon.

Pont d'Espagne


                        Cartel de información en el aparcamiento de Pont d'Espagne

 Si hace buen tiempo, hay una excursión imprescindible desde Lourdes. La visita al Pont d’Espagne enclavado en pleno Parque Nacional de los Pirineos, es algo de lo que será difícil olvidar. En media hora se llega al pueblo de Cauterets, famoso en Francia por sus baños termales. Sus edificaciones de la Belle Époque con sus monumentales fachadas neoclásicas dan un aire refinado a esta bonita población. No es de extrañar que por aquí pasaran visitantes de la talla de George Sand, Chateaubrand, o Victor Hugo.

Las impresionantes cascadas del Pont d'Espagne

Pero si hay algo que le hace especial a esta población es ser punto de partida de algunas de las excursiones más fantásticas que se pueden hacer en los Pirineos. De entre todas ellas la más impresionante es la que sube al Pont d’Espagne, a través del valle de Jéret. Una sucesión de cascadas a cada cual más bonita deja sin aliento al visitante. Pero la guinda final es cuando se llega a ese puente que sirvió como camino a los que iban a España, de ahí su nombre. Unos puentes y miradores a ambos lados del puente sirven de escenario perfecto para disfrutar de unas espectaculares cascadas, y todo ello en un escenario de ensueño.


                           Un paraje extraordinario en pleno Parque de los Pirineos.

                                                                    Pont d'Espagne

  Para los más atrevidos, se podrá seguir por un camino fácil que llega al lago de Gaube con unas vistas también inolvidables. No es de extrañar que Lourdes, Cauterets(Pont d’Espagne),Gavarnie y el Pic du Midi, estén considerados como “Grands Sites” de Midi-Pyrénées, o lo que es lo mismo Grandes Sitios de Francia que no hay que perderse.

 TEXTO Y FOTOS: CARLOS R. ZAPATA & ELVIRA ALFARO

 COMO IR:
Uno de los grandes atractivos del viaje a Lourdes es lo fácil y cómodo que resulta ir. Porque si para recorrer los 650 kilómetros que separan Madrid de Lourdes, vía Irún, eran necesarias unas 9 o 10 horas de coche, ahora con el programa “Ave María” se reducen a solo cinco. La clave está en el significado “Ave María” que, además de su componente religioso, resume la unión del tren de alta velocidad AVE que une cualquiera de las ciudades AVE con Zaragoza o Huesca, y de los autobuses de lujo María de la compañía Alosa-Grupo Avanza, que lleva hasta Lourdes en un bello recorrido atravesando impresionantes paisajes. 

El Hotel Alba y el Mediterrane son 2 de los 5 hoteles que están en la promoción "Ave María"

               Hoteles de la Cadena Lourdes Hotels Services asociados al viaje: "AVE MARÍA"

Una vez en la ciudad, la empresa Lourdes Hotels Services ofrece el alojamiento y pensión completa en sus cuatro hoteles de tres y cuatro estrellas, con un total de 640 habitaciones. Este programa especial que comercializan Viajes El Corte Inglés, Travelplán/Iberrrail (Viajes Halcón) y Mucho Viaje se puede comprar en las agencias de viajes a partir de solo 290 euros, incluyendo el viaje completo de ida y vuelta, alojamiento y pensión completa durante dos días y el Lourdes Pass que permite un viaje en el trenecillo turístico y la entrada a uno de los museos de Lourdes. Salidas garantizadas de viernes a domingo desde el 15 de marzo al 8 de noviembre.

Detalle de una habitación.



Algunos platos que se ofrecen en los hoteles asociados al "Ave María"



QUE COMPRAR 
Nada tan fácil que comprar artículos religiosos en las más de 300 tiendas que hay en Lourdes. Desde rosarios y estampitas hasta velas y bidones para llenarlos de agua bendita. Pero más allá de los artículos religiosos, también se puede comprar foie gras, o fromage des Pyrénées,  y vinos como el de Madiran (rojo y generoso) y Jurançon (blancos secos o dulces) que se encuentran en tiendas de delicatesen.


Más información:
www.lourdeshotelsservices.com/esp/promotions.php